El "efecto niña"