Articles in "Todo(s)"

 

El osteosarcoma es un tipo de cáncer que afecta principalmente a niños, niñas y adolescentes, es el más común de la edad pediátrica, siendo ligeramente más frecuente en los niños que en las niñas. En México se dan alrededor de 300 casos por año, la mayoría entre 2 y 30 años de edad y es la segunda causa de cáncer en pacientes de 10 a 14 años, según el Registro Histopatológico de Neoplasias Malignas (RHNM). Sin embargo, por la dificultad del diagnóstico, se cree que estas cifras están subestimadas. Se trata de un padecimiento en el que se encuentran células cancero­sas malignas en el hueso, tiende a ocurrir en los huesos de la espinilla (cerca de la rodilla), el muslo (cerca de la rodilla) y el brazo (cerca del hombro).

Este trabajo parte desde la perspectiva de ciudadanía activa, la cual busca construir sujetos autónomos, solidarios y conscientes del “bien común”, y que debe ser reflexionada desde la primera infancia. En este sentido, proponemos un modelo sistémico que contribuya a esta acción, integrado por cuatro conceptos: enfoque de derechos, identidad personal y comunitaria, democracia participativa y conexión con la vida. Este modelo conduce a una definición de ciudadanía temprana que se construye desde la vida cotidiana de los sujetos y concibe a los bebés no sólo como sujetos de derecho sino como actores políticos que influyen en las relaciones al interior de la familia y en las relaciones sociales, económicas y políticas del país. Desde esta perspectiva se proponen acciones para que los adultos dimensionen la importancia que tiene la vida cotidiana en la construcción de ciudadanía.

¿Por qué es importante la participación de los jóvenes? La participación de los jóvenes es importante porque es un derecho y porque tiene beneficios para la juventud, las organizaciones civiles y la sociedad en general. La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CDN) menciona que los jóvenes deben tener voz y voto en los asuntos que les afectan y que sus puntos de vista deben ser tomados en cuenta. Sudáfrica ha firmado este tratado internacional, uno de los más ratificados con excepción de EE.UU., y Somalia, además de contar con otros instrumentos en la materia como la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar de Niño, la Constitución de Sudáfrica y la Ley sobre la Infancia.

 

El presente artículo analiza una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos pionera en lo que respecta a protección y exigibilidad de los derechos económicos, sociales y culturales de los niños, niñas y adolescentes en el seno del Sistema Interamericanos de Derechos Humanos. Dicha sentencia resultó emblemática ya que realizó una labor trascendental en cuanto a la interpretación amplia y comprensiva de los artículos 4 y 19 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

 

El presente artículo tiene por objeto hacer conocer el nuevo enfoque que sobre la problemática de la pobreza infantil se viene dando en el ámbito internacional. Dicho modelo intenta abordar el flagelo de la pobreza infantil desde una mirada más amplia e integradora de la persona humana, y ésta, sin duda, es una mirada que descansa en los derechos humanos.

En México, la CDN ha derivado en una suerte de compromiso incómodo para las autoridades obligadas, por fuerza o por grado, a cumplirla y hacerla cumplir. ¿Cómo garantizar el involucramiento de niñas y niños en una sociedad estructurada para perpetuar el dominio de adultos/hombres/instituciones de forma preponderante? El principal reto para la sociedad civil es la construcción de una institucionalidad de espacios y mecanismos jurídicos, políticos, sociales, culturales, materiales y de infraestructura, para garantizar que niñas y niños tengan la posibilidad de expresarse. Las consultas, parlamentos infantiles, foros, encuentros, posibilitan poner atención al respecto, pero hasta el momento no se han traducido en la incorporación permanente de su voz y expresión diversa.

Harry Shier

 et al.

Este trabajo describe un proyecto de investigación participativa que analizó cuatro estudios de caso de incidencia política exitosa por niños, niñas y adolescentes en Nicaragua. El análisis integró el enfoque de derechos humanos y el enfoque de desarrollo humano, abarcando conceptos de múltiples ámbitos y niveles de participación, espacios de participación y su interrelación, ciudadanía, inclusión y exclusión, democracia, incidencia y empoderamiento. La investigación identificó las condiciones favorecedoras, los espacios de organización y modalidades organiza­tivas para lograr una incidencia efectiva. Concluye que los niños, niñas y adoles­centes que logran una incidencia eficaz generalmente se han empoderado a sí mismos, pero cuentan con apoyo y facilitación efectiva por parte de los adultos. 

 

Dentro de los principios generales de la Convención sobre los Derechos de la Niñez (CDN), la participación es determinante para la construcción de procesosdemocráticos. En julio del 2012 México vivió un proceso electoral donde la violenciasocial y la ruptura del sistema político, estimularon la movilización social, sobretodo de la juventud. Para dar a conocer la opinión de niños, niñas y adolescentesrespecto a la situación política del país y su percepción del proceso electoral encuestión, se realizó una consulta a lo largo del país que alcanzó a 773 niños, niñasy adolescentes. La intención fue mostrar la forma en que niños, niñas y adolescentesasumieron el proceso electoral, donde el “bombardeo” de información lossitúo como espectadores y receptores de mucha información; todas las opinionesexpresadas en la consulta tuvieron relación con información que comúnmente escuchande sus padres y familiares, medios de comunicación, notas o comentarios.

 

Las diversas reflexiones y debates sobre la participación infantil como construcción de ciudadanía ha alcanzado su máxima expresión en la experiencia de los movimientos sociales de niños, niñas y adolescentes trabajadores del Perú, tanto por considerar la cosmovisión indígena como por concebir a la infancia como sujeto político. En México, la documentación y el análisis sobre la participación de la infancia en movimientos sociales, en pueblos indígenas y en experiencias políticas son escasos, por lo que el presente trabajo es un acercamiento a luchas de pueblos indígenas en la construcción de su autonomía, donde la infancia tiene un papel importante como sujeto de derechos colectivos. El contraste de los procesos indígenas maya zapatista y triqui del Municipio Autónomo de San Juan Copala develan la necesidad de incrementar las consideraciones a niños y niñas indígenas y como sujetos políticos, desde el discurso de los derechos de la infancia.

 

El siguiente artículo es una propuesta para visibilizar que la partici­pación de niñas y niños es un derecho que se tiene que ejercer y disfrutar en todos los ámbitos. Presentamos cómo los proyectos artísticos, entre otras aporta­ciones, promueven la participación, misma que de ser tomada en cuenta en el diseño e implementación de políticas públicas, impulsaría la construcción del pleno reconocimiento como ciudadanas de las niñas en conflicto con la ley.

La participación infantil está impregnada de claros oscuros. “Claros” que están sostenidos desde las bases legales y normativas como la Convención de los Derechos del Niño (CDN), desde 1989, o las propuestas que más recientemente, en el 2009, hace el Comité de los Derechos del Niño en la Observación General N°12. Y experiencias prácticas que desde diferentes rincones del mundo se han desarrollado. “Oscuros” que provienen de la dificultad por parte de los adultos por enfrentarse a las implicaciones de la participación infantil y reconocer a la niñez capaz de defender sus necesidades y derechos. El presente artículo analiza los avances que desde la CDN se han planteado para alcanzar una participación efectiva; expone algunas de las condiciones básicas que se han propuesto para la observancia del derecho de la niñez a ser escuchados/as y por último, propone dos avances clave para caminar hacia una cultura de respeto hacia la infancia y su participación.

En la actualidad la participación de niños, niñas y adolescentes (NNA) en las dependencias estatales y privadas que actúan bajo las directrices de la Convención de los Derechos del Niño (CDN) gozan de mayores asentimientos que en otras épocas. Sin embargo, esta conciencia aún no desemboca en políticas públicas legitimadoras del ejercicio de este derecho. Por lo que, para las organizaciones gubernamentales, intergubernamentales, no gubernamentales y de NNA representa una de las apuestas inmediatas. Es pertinente subrayar la conversión de la mentalidad adultocéntrica de los funcionarios públicos y privados de la infancia que con cada vez menores reticencias son capaces de escuchar y hablar del tema. 

La discriminación racial presente en los espacios escolares en Brasil requiere, por parte del Estado, una intervención oportuna debido a los serios daños que provoca en el individuo negro, de manera particular, en la niñez. Los procesos de inclusión y exclusión son explorados en este ensayo con el objetivo de identificar cómo el racismo afecta el desarrollo del niño y cuáles son sus consecuencias en el proceso de aprendizaje. Además, propone una reflexión sobre la implementación de la educación en las relaciones étnico-raciales a la luz de la Ley 10.639, publicada el 9 de enero de 2003, que alteró la Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional (LDB) y sobre la necesidad del estudio de la cultura e historia afro-brasileña para el reconocimiento y valoración de las personas negras, destacando especialmente la importancia de ese proceso en la niñez.

La pobreza extrema es el detonante de varios fenómenos sociales, entre los que se encuentra la migración del sector rural a las grandes ciudades. Durante el proceso migratorio las personas experimentan diversas problemáticas, en este ensayo se aborda el referente al apego o desapego de la identidad de la población indígena migrante a partir de su irrupción en los contextos urbanos, que conllevan estilos de vida desconocidos y ambientes que lejos de mejorar su calidad de vida les acercan a fenómenos de riesgo como la situación de calle. Para ello se revisarán las teorías de la resignificación y la hibridación cultural, partiendo de la hipótesis de que el grado de situación de calle genera, proporcionalmente, un nivel de desapego de su cultura de origen.

Cuando se habla de violencia generalmente se piensa en la violencia directa, en donde es localizable la causa y las consecuencias son evidentes (golpes, tortura, secuestro), sin embargo referirse a la violencia estructural no es visibilizar al agresor(a) con facilidad, pero sus efectos son graves o incluso fatales para una gran parte de la sociedad: pobreza, hambre, desempleo, no acceso a recursos, ni a servicios sociales. El propósito de este trabajo es mostrar algunas evidencias derivadas de la violencia estructural a partir de la experiencia de las y los jornal­eros migrantes en la región del Soconusco, Chiapas, sus condiciones de vida y los problemas educativos que niños y niñas enfrentan.

El artículo expone el contenido negativo de algunos programas televisivos elaborados bajo el formato de dibujos animados, cuyos personajes aparentemente inocentes realizan conductas antisociales, eróticas o violentas que pueden afectar el libre desarrollo de la personalidad, particularmente de la niñez. Argumentación que se hace mediante ejemplos y en una lógica discursiva que plantea interrogantes clave, buscando despertar el interés crítico de la opinión pública. El objetivo es la protección integral de la niñez y la adolescencia, alejándolos de la contaminación audiovisual de ciertos programas, los cuales desinforman al mismo tiempo que entretienen durante largas horas.

En los últimos años un tema que ha ido cobrando importancia en la investigación educativa es la violencia presente en los espacios educativos, si bien es cierto que no es un problema nuevo, lo que es novedoso son algunas de las formas en las que actualmente se está presentando y la “naturalidad” con la que se integra a las relaciones entre escolares. En la escuela la violencia toma diferentes rostros, motivo por el cual el objeto de este artículo es abordar la violencia que se da entre compañeros, tomando en cuenta las diferencias y los significados que se le atribuyen en función de su género. Se trata de visibilizar a la violencia escolar como un fenómeno que produce violencia de género; mirar ciertas prácticas cotidianas de los estudiantes implica explorar la forma en que se construyen los vínculos entre mujeres y hombres, así como el componente dominio-sumisión que prevalece en las relaciones asimétricas de poder.

Los niveles actuales de violencia escolar exigen estrategias de interven­ción que generen cambios a largo plazo. Por ello se retomaron los fundamentos del Buen Trato, la Educación para la Paz y la Coeducación para crear e implementar el programa “Construyendo el Buen trato”, cuyo objetivo fue desarrollar habilidades que promovieran relaciones más cordiales entre los(as) niños(as) preescolares. Mediante registros observacionales, la recopilación de evidencias y un diseño pre/post prueba se estudió la evolución de los(as) niños(as) al participar en una serie de actividades, prácticas cotidianas y trabajo con las familias. Los resultados mostraron un mayor desarrollo de las habilidades resaltando la importancia de: dirigir la educación hacia el desarrollo completo de la personalidad, aprovechar la capacidad de las educadoras para planear e implementar propuestas educativas y promover el trabajo conjunto entre escuela y familia.

Pequeño Gran Humano (PGH) es un centro cultural infan­til donde se ofrecen talleres creativos para niños y niñas, los cuales propician aprendizajes significativos para los y las participantes pues toman a la niñez, la familia, la socie­dad y el medio ambiente como principales temáticas. PGH imparte pláticas informativas y de sensibilización a los padres, madres, educadores y cuidadores de niños y niñas y fomenta la cultura de la donación y la igualdad social.

Más de 150 millones de afrodescendientes habitan en América Latina y el Caribe, región donde cotidianamente se percibe el legado de su cultura y costumbres ancestrales que resisten porfiadamente los embates de la “modernidad”. De este gran total de afrodescendientes, un alto porcentaje corresponde a mujeres que desde el colonizaje hasta el día de hoy experimentan distintas y perversas formas de discriminación, marginación y exclusión: por su raza, por ser mujeres, y a menudo por ser pobres.

Este manual está dirigido a los y las profesionales que trabajan en la atención a mujeres víctimas de violencia de género en el ámbito familiar y a las Instituciones Públicas competentes en la materia, tanto en el ámbito jurídico, policial, sanitario, social como educativo. A todos aquellos que están en contacto desde estos ámbitos con los niños y niñas, hijos e hijas de estas mujeres. Los objetivos que se plantearon en la elaboración de este material son: 1. Hacer visibles a los hijos e hijas de las mujeres víctimas de la violencia de género como víctimas directas de la misma violencia; 2. Dotar a los profesionales de un conocimiento específico sobre los derechos de los niños y niñas, su desarrollo evolutivo y sus necesidades; 3. Dotar a los profesionales de técnicas para facilitar la participación de los niños y niñas en el proceso de intervención y 4. Dotar a los profesionales de técnicas para realizar una primera valoración del estado y necesidades de los niños y niñas víctimas de la violencia de género.

El derecho del niño y de la niña al juego, esparcimiento y recreación se establece en el Artículo 31 de la Convención sobre los Derechos de la Niñez (CDN). Aunque las consultas presentadas en este documento reconocen la importancia y la interrelación de estos elementos, se hizo énfasis en el derecho a jugar, ya que es uno de los derechos de la niñez menos conocidos, menos entendidos y menos reconocidos, y por consiguiente uno de los derechos más consistentemente ignorado, menospreciado y violado en el mundo actualmente.

Acción Humanitaria para la Infancia 2013 (HAC en sus siglas en inglés), de UNICEF, pone  de relieve la situación humanitaria que afrontan millones de niños y mujeres, y el apoyo  que se necesita para que sus familias, comunidades e instituciones nacionales puedan satisfacer sus necesidades básicas, promocionar su bienestar y ofrecerles protección.

En el período que comprende de 2010 a 2011 está documentado con casos de mujeres periodistas víctimas de violencia extrema. Lo antecede una radiografía por año desde 2002 hasta 2009. Hacer un informe sobre la violencia contra las mujeres periodistas requiere una mirada específica. La mayor parte de los reportes, incluso de organizaciones que denuncian la violencia contra periodistas, no incluye a las periodistas o sólo lo hace para indicar cuántas mujeres y cuántos hombres han sido violentados, sin profundizar en las diferencias de género entre ambos hechos sólo aparentemente semejantes y sin reconocer la especificidad de las violencias contra las periodistas.