Y no me tomaron en cuenta…

El siguiente testimonio es de Perla1, una adolescente de 17 años que nos cuenta cómo ha cambiado su vida desde aquel día en que su padre fue detenido injustamente por autoridades de Puebla; acusado de secuestro y sentenciado a 56 años de prisión. Cuando esto aconteció ella tenía siete años, el abogado defensor ofreció como prueba el testimonio de Perla, pero éste no fue tomado en cuenta por la autoridad, argumentando que “era muy pequeña”, vulnerando así su dere­cho a ser escuchada. Además de compartir el relato de Perla, haré referencia al Pro­tocolo de Actuación para Quienes Imparten Justicia en Casos que Afecten a Niñas, Niños y Ado­lescentes, pues dicho documento, presentado el 2 de febrero de 2012 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, señala cuáles son las condiciones mínimas insoslayables cuando un niño, niña o adolescente esté ante un proceso de justicia, para que las y los juzgadores actúen respetando sus derechos, lo cual no sucedió con Perla.

AdjuntoTamaño
67-73.pdf1.31 MB