Las galletas que nunca se acaban. Derechos de la infancia: alternativa a la calle

Como cada año, en un hogar con el que compartí la vida durante mucho tiempo con niños de la calle —antes de la fundación de ednica— cada enero previo al “día de Reyes” los chicos acostumbraban a hacer su carta de peticiones esperando que el día seis les cumplieran sus deseos. La institución a la que pertenecía este hogar procuraba proporcionarles prácticamente todo lo que solicitaban; así que había algunos que se despachaban con la cuchara grande...

AdjuntoTamaño
Art. Gerardo Sauri Suárez.pdf116.68 KB