Historia breve de un ya largo andar por las calles

Hace ya 20 años que, trabajando con la organización humanitaria Visión Mundial, tuve la oportunidad de ver aquel video que hablaba de “los gamines” —como se les dice a los “niños y niñas de la calle” en Colombia— que me impactó profundamente. Orlando nuestro primer hijo, tenía dos años de edad y Abner Jacobo el segundo, estaba formando sus huesos, sus entrañas y su cuerpo en el vientre de Lupita, mi esposa y compañera en esta ya larga aventura, entre las niñas y niños en riesgo y callejeros...

AdjuntoTamaño
Art. Francisco Peña Orozco.pdf80.4 KB