El derecho de llamarse Doni Zänä

El sol no tarda en ocultarse y en el sembradío de cempasúchil el viento empieza a soplar. Desde hace un buen rato César Cruz y Marisela Rivas cortan flores de muerto. Sus manos y sus ropas ya tienen algunas manchas de tierra e impregnado el fuerte olor del cempasúchil. Forman montones de flores que luego venden para adornar las ofrendas del día de muertos en su pueblo, San Ildefonso, municipio de Tepeji del Río, Hidalgo, y así colorear un poco el gris cemento de sus calles esparcidas por llanos y colinas.

AdjuntoTamaño
Art. Víctor Núñez Jaime.pdf78.46 KB