El arte en cualquier parte

 

 

Como en mi taller “Ranchoaparte” había muchos y buenos muros exteriores, más de una vez planifiqué y conduje en él breves talleres de pintura mural para niños y niñas. Con la llegada de la primavera y sus primeros días de ple­no sol, junto con el grupo ya habíamos generado el boceto para el trozo de pared, que antes habíamos escogido, y entonces se daba la fiesta del mural: recrear, trazar, pintar en grupo, a veces con amigos e invitados, fueron de los momentos más me­morables de los tantos que tuvo aquel taller.

Luego, como los niños y niñas siempre quieren repetir lo que les ha gustado, pedían hacer murales en pleno invierno –cuando las condiciones climáticas y la situa­ción de los muros son las peores–, tuve que encontrar alternativas a esos impedimen­tos. Así fue que apareció la idea de los murales que se hacen fuera del muro, trabaja­dos en una mesa, adentro, y luego se instalan en el trozo de muro que mejor lo reciba.

AdjuntoTamaño
Yamandú.pdf1.58 MB